miércoles, 31 de enero de 2018

Lineal de subida al pico Pienzu desde el aparcamiento del mirador del Fitu

Ruta realizada el día 27 de Agosto del 2015.

Tras el palizón de Peña Rueda del día anterior, quisimos hacer una ruta algo menos exigente, aunque no por ello, menos bella o guapa, como dirían los asturianos.

Llegamos al aparcamiento del mirador del Fitu, por la carretera AS-260, bien temprano. No habíamos visto ningún bar abierto y nuestra última oportunidad, era que yo recordaba la existencia de un bar en dicho aparcamiento, de hace algunos años que estuve en el lugar. No fue así del todo, nuestras esperanzas se hundieron y nos veíamos haciendo el itinerario con el estómago vacío. El enorme bar restaurante que yo creía ubicado en la zona, en realidad se trataba de un pequeño local que suministraba algunas bebidas y algún bocadillo. Además, estaba cerrado, así que nos colocamos las botas de montaña en los pies y cuando nos íbamos a cargar las mochilas a la espalda, sorpresa !! lo abrieron.


Flechados a tomarnos un café, pero la máquina se debía calentar y tostada no tenían, así que terminamos con un buen vaso de leche natural y un pequeño bocadillo de jamón, casi ná...

Por lo menos comenzamos la ruta de una forma más correcta, a la que suponíamos que íbamos a hacer.

Atravesamos la carretera, para tomar un marcado sendero, señalizado con carteles y postes indicativos, dejando a nuestra espalda el aparcamiento y mirador del Fitu, entre un pinar.

El sendero en ascenso, nos llevó casi a la altura del refugio Piedra Redonda, al que no nos acercamos, aunque pasamos muy próximos y a una cota ligeramente inferior.






Proseguimos ahora con la senda más mantenida, casi horizontal, que nos llevó a pasar junto a la Peña de Poares o el Fitu, aquí las vistas de la costa cantábrica eran espectaculares. Ya nos podíamos hacer una idea de las magníficas vistas que desde este pico tendríamos.

Seguimos caminando por el claro e inequívoco sendero, pasamos por los Arrudos, cerca de la fuente del Pino Corvo y ladeamos por el Norte, el pico del Canto la Teya, con algunas subidas y bajadas poco pronunciadas.

A nuestro lado derecho, hacia el Norte, se abría un profundo valle, en su fondo. discurría la Riega de la Toya o el Cubil. Valle formado por la ladera del pico Sellón y del de Babú o Foyos, que teníamos en la vertiente contraria y las laderas de la vertiente por donde caminábamos.

Por el interior de ese valle, se podría haber vuelto realizando una circular, por el hayedo de la Biescona, pero no encontré una clara información si había o no, un claro sendero y como se trataba de realizar una ruta liviana, sin sorpresas, preferí no aventurarme, aunque después, siempre me quedo con las ganas.











Alcanzamos una extensión relativamente llana, llegamos a las cabañas de Bustaco, abandonadas, realizadas con piedras y creo que la cubierta de pastizal. También recuerdo un abrevadero por la zona.
Estábamos situados en la cabecera que formaba el citado valle, desde algún punto de esta zona se iniciaría el descenso para realizar el tramo de la Biescona.

Desde aquí, todo lo que quedaba era cuesta arriba y con la calor que ese día soportamos, ni siquiera nosotros, del sur, lo llevamos muy bien.








A ritmo lento ascendíamos por la zona de la Pared de la Muá, recorriendo longitudinalmente el arroyo de la Corteguera, prácticamente era un carril. Durante la subida observamos varios caballos robustos y negruzcos, creo que se trataban de asturcones.

Alcanzamos el siguiente collado, el de Beluenzu, flanqueado por el propio Pienzu, al Norte y Peña Corvera, al Sur. Sobre unas enormes piedras, situadas en el entorno del collado, nos subimos a descansar, refrigerarnos y tomar algún alimento para afrontar la última parte de la subida. Algo más de doscientos metros de desnivel.









Nos enfrentamos con el último desnivel, que aunque el sendero era algo caótico, y se encontraba alguno que otro hito, no estaba totalmente claro, ya que existían multitud de ellos. Pero no había la menor duda, ya que el objetivo inminente no producía la menor confusión.

Subimos zigzagueando toda esa ladera de El Cuadru, tomando el ramal que mejor consideramos, hasta que alcanzamos su cumbre. Ya cercana a ella, percibimos la enorme cruz realizada de estructura metálica, así como unas pequeñas cabañas, con placas fotovoltaicas en sus cubiertas inclinadas.






Allí arriba, soplaba un "huracán", costaba trabajo mantener el equilibrio junto al poste geodésico para echar fotos, pero las vistas que se abrieron a 360º, eclipsaron al rey Eolo y al esfuerzo realizado para subir aquí.

Un mirador natural fantástico, de primer orden, tanto hacia la costa como al interior. En su loma Norte, resguardándonos lo que pudimos del fuerte viento reinante, junto a muchísimos otros montañeros que hicieron lo mismo, nos tumbamos sobre la hierba y piedras y gozamos plácidamente del merecido espectáculo.





Lo único que no me gustó de la ruta, fue mi mala previsión de tiempo, aunque llegamos tempranos al inicio de la ruta, nos retrasamos mucho en salir, esperando a llevarnos algo a la boca y luego pretendíamos comer en un bar de alguna población cercana, por ello, apenas llevábamos comida en las mochilas.

Y nosotros que nos entretenemos con una mosca, y este lugar lo merecía, nos ocurrió que cuando llegamos a la cumbre, nos sentamos, más bien, nos tumbamos, en ese lugar de gala, sabiendo que con el tiempo que requeriríamos para bajar, no llegaríamos a una buena hora para almorzar (nos ocurre muchísimas veces) y encima, no llevábamos bocatas, ni mucha fruta. Así que hubo que conformarse con unas barritas de cereales y esperar a hartarse en la cena, je, je..

 Tras la contemplación, ya sin prisas, pero con hambre, bajamos de este precioso pico por el mismo itinerario de ida, sólo a la altura de los Arrudos, de regreso, fuimos por el camino, por decirlo de alguna manera "oficial", que a la ida, tomamos algo diferente.











DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track de la ruta, pincha sobre el siguiente enlace:

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/lineal-de-subida-al-pienzu-desde-el-aparcamiento-del-mirador-del-fitu-22383136


NOTA:

Con este blog solo quiero dejar constancia de algunas de las salidas que hago, normalmente acompañado de mis amigos, por las Sierras por las que me muevo. Sólo pretendo aportar mi experiencia personal, en el momento puntual de realizar mis itinerarios, que como comprenderéis pueden ser cambiantes en cuanto a climatología y estaciones del año y no es mi intención que las explicaciones, comentarios y fotos que acompañan a cada una de las entradas de este blog sirvan de guía para otros montañeros, ya que no tiene por qué ser ni la mejor opción de ruta, ni las mismas condiciones del tiempo, ni tampoco los tiempos empleados.
Deseo que os guste, sea de vuestro agrado y os sirva la información.


Gracias por vuestra visita.

2 comentarios :

  1. Una ruta clásica de la montaña asturiana. Lástima de ese viento en cumbre.
    Un abrazu pareja

    ResponderEliminar
  2. Hola Monchu, prepara algo bueno para este verano, aunque después del chorro de etapas realizadas en el trekking del Everest, con el montón de glóbulos rojos en la sangre, no habrá quien os pille.
    Aun me quedan muchas rutas asturianas por meter en el blog
    Un abrazu igualmente

    ResponderEliminar