sábado, 21 de julio de 2018

Circular por la Sierra de Merinos. Del pico del Viento al cerro de los Merinos


Ruta realizada el día 24 de Octubre del 2015

Fuimos Juan José y yo, Antonio, a realizar una amplia circular con un claro carácter exploratorio. Siempre nos habían llamado la atención esas cresterías rocosas que se divisaban desde la carretera, al ir hacia El Burgo, en esta Sierra de Merinos.

Procedentes de Ronda y dirección hacia el pueblo de El Burgo, nos paramos en el mismo Puerto del Viento, tras pasar una acusada curva de 180º y junto al letrero de carretera que lo señalaba.

Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, iniciamos esta ruta, donde una pequeña parte, yo ya conocía, concretamente, la subida al pico Viento.

El comienzo de este itinerario partía justamente, al Sur del cerro del Viento y por la base de su ladera. Partiendo en dirección Oeste, envolviendo paulatinamente la estribación Suroeste de la elevación, que era el inicio de la larga cordal que pretendíamos realizar en primer lugar.

En ese recorrido perimetral de toda esa mole caliza que formaba el pico Viento y cuando estábamos situados por su contorno Oeste, buscando una subida por donde pasaba un tendido eléctrico, vimos una canal pronunciada, pero a priori, según un vistazo ocular rápido, accesible.


No nos lo pensamos y tiramos por ella. Metidos en faena, no resultó ser tan fácil como intuíamos, pero poco a poco fuimos progresando, con algunos pasos algo delicados, hasta que conseguimos llegar a una parte más tendida, que servía de plataforma natural para ver nuestra ruta de ascensión y toda la planicie y sierras de alrededor, que dejábamos a nuestras espaldas.






En ese momento, nos pasó por encima un ala delta motorizada, haciendo bastante ruido.


Seguimos por una zona caótica de rocas calizas, para enseguida, retomar la subida hacia el Viento por un mar calizo. Las vistas que se contemplaban desde  los salientes rocosos que nos íbamos encontrando, eran espectaculares.





Alcanzamos el hito cimero, El Viento pisado y encumbrado, primera elevación de las muchas que pretendíamos realizar en la jornada.




Desde aquí, contemplábamos unas vistas amplias impresionantes, vimos hacia Yunquera como un mar de nubes rebosaba, por un valle a lo lejos, también veíamos nuestra cordal inicial que teníamos que explorar, Ronda, sierra de Grazalema y demás sierras de alrededor.


Tras escudriñar todo el horizonte posible, continuamos con la ruta, buscando seguir lo más fielmente posible la cordal que se extendía hacia el Noreste, dirección hacia el Cancho de la Pepa.



Por superficie caliza principalmente, fuimos acercándonos a nuestra siguiente elevación, un pico poco prominente que se alzaba de forma poco notoria, se trataba del Cancho de la Pepa. Junto a él pasaba un tendido eléctrico.



Mirando hacia el Norte, aproximadamente en la dirección que llevábamos, todo el terreno sufría una sensible depresión, bajaba unos cien metros de cota de forma general, respecto a la que estábamos.


Al Norte de nuestra posición se situaba la siguiente elevación, que al igual que esta última, sobresalía de forma tenue, pero que también quisimos encumbrar. Hacia ella nos dirigimos, para pronto alcanzar su cumbre, conquistando el Carramolo del Ajo, como se denomina en el IGN.

Como somos bien fatigas, y queríamos subir a cada elevación que se nos presentara por delante, para no dejarnos ninguna detrás, casi retrocedimos, tomando dirección Sureste, para conectar de nuevo con la cordal que llevábamos desde el principio.

Otra vez por caliza 100%. A medida que progresábamos entre los bloques calizos, subiendo y bajando entre ellos para intentar alcanzar las partes más elevadas de cada uno de los promontorios por los que pasábamos, el terreno rocoso que los formaba, sus estratos, se iban inclinando cada vez más.

Tras el primer punto alto de esta segunda fase de cordal, llegamos al segundo, el más alto de este tramo, de 1.115m de altitud, disfrutamos como niños, buscando los mejores pasos entre los grandes bloques para alcanzar su cumbre.








Para continuar con la trayectoria y seguir caminando por esa entretenida cordal, nos encontramos con un vallado, que desde el punto alto en que nos encontrábamos, era fácil de superar.

Advierto que muchas veces saltamos vallas, y existen dos posibles y únicas opciones, o que sea un terreno privado de cualquier índole o sea una división municipal, normalmente cuando tienen muchos y potentes pinchos, suelen ser privados.

Además, si se observa detenidamente el Google Earth en este punto, veremos una clara línea (Valla) que separa una mancha grisácea (Privada), de otra verde (Pública?)

En principio, continuamos subiendo, bajando y caminando por caliza, siguiendo rigurosamente su divisoria sabiendo que posiblemente, fuésemos por terrenos privados. Casi cuando estamos acabando la cordal, unas voces, que no dábamos con su origen, nos llamaron la atención, tras pararnos y mostrar atención de su procedencia, nos dimos cuenta que se trataba de un hombre, que rifle en hombro, nos gritaba que,  que hacíamos allí. A lo que respondimos que sólo caminar para realizar un recorrido proyectado.

Se trató del hijo del dueño de esas tierras que estaba paseando con la idea de cazar algún distraído jabalí.

Nos reunimos con él, bajando unos metros, donde se encontraba. Comentó que por qué no habíamos pedido permiso a su padre, dueño del cortijo de las Pilas, a lo que le argumentamos que ni sabíamos que eso era privado, ni a quien pertenecía y de muy buenas formas y educadamente estuvimos hablando un rato. Al final, y le quedamos muy agradecidos, nos invitó a continuar con nuestro trazado, por parte de su finca, para ir cerrando la circular.







Desde este punto, tomamos dirección Oeste, hacia el Cerro del Espino, aunque antes subimos una elevación intermedia, que se interponía en el camino.

Tras ésta y por un terreno mixto, tierra y caliza, con vegetación de pequeño porte, nos dirigimos a otra elevación, situada al Suroeste del cerro del Espino. Aquí tuvimos la oportunidad de contemplar a un zorro corriendo entre la espesa vegetación.

Descendimos de esta nueva cumbre y nos acercamos hacia el vallado que tuvimos que saltar, llevándolo paralelamente dirección Noroeste, comprobando claramente, lo que comenté anteriormente, Una zona verde, espesa de matorral, arbustos y algunos árboles a nuestra izquierda, detrás del vallado y la zona a nuestra derecha, bastante más despejada.

El siguiente cerro a superar era el de los Merinos, pero antes de acceder a su ladera, tuvimos que superar el vallado, bajar ligeramente a la vaguada que formaba y comenzar el ascenso por esa vertiente hasta coronarlo. Toda la parte alta, de nuevo por caliza.











Desde esta elevación, el cerro de los Merinos, tuvimos la oportunidad de ver entre otras cosas, el cortijo de las Pilas, a lo lejos, al igual que el circuito de carreras Ascari Race Resort, donde varios coches circulaban a toda velocidad.


De este cerro, y sin dejar del todo la estribación, dirección Sur, nos encajamos en el siguiente, el Carramolo de Ponce. De roca, pasamos a zona herbosa, para acabar subiendo otra vez entre rocas. Relativamente cercano al Carramolo del Ajo que subimos en el inicio de esta ruta. Aunque describíamos una circular, por esa zona, pasamos en sentido inverso a una corta distancia.





Continuamos un tramo en la misma dirección, tras bajar de esta última elevación, hasta toparnos de nuevo con un oxidado y pinchoso vallado, que nos obligó a modificar nuestro rumbo, ahora Suroeste, dejándolo a nuestra izquierda, según el sentido de nuestra marcha.

Este tramo, que al principio se podía calificar como relativamente cómodo, se fue complicando poco a poco, hasta llevarnos a una zona de arbustos, algo incómodo de caminar, aunque a la vez divertido. Por supuesto nos tuvimos que colocar las gafas transparentes, para no perder un ojo.







Terminamos al Este del cerro El Garromillo, en un rincón de vallados, o lo saltábamos para el frente para subir al cerro o para el lado y pasar del cerro, aunque a la vez evitarnos volver a saltarla en su descenso. Como ya estaba bien el número de elevaciones realizadas, ésta última, la dejamos de lado, evitando saltar la valla, para posteriormente volverla a saltar para salir de esa zona.

Estuvimos un rato hablando sobre esto de las vallas, al final, ya no sabíamos dónde estábamos, si en privado o en público, a quien pertenecían las tierras a uno u otro lado de esas divisiones. ¿¿Nos pescarían otros dueños con rifles al hombro??

De repente, nos topamos con un marcado sendero, cosa inédita en esta ruta desde su comienzo. Siguiéndolo, nos llevaría a la carretera y sería el punto final de nuestro itinerario, así que para terminar, ¿Porqué no hacemos un último piquito?

Decidimos encumbrar el cerro de las Navetas, con lo que tomamos dirección Oeste, para abordarlo por su cara Sur, pero llegando a su base.... ¿Qué nos podríamos encontrar? !!Otra valla !! y encima ésta con cartelitos de "peligro explosivos"





Parece ser que elegimos para acabar la ruta un cerro del ejercito, de la Legión concretamente. ! Qué tino !

!A ver quien salta esa! que son capaces de llevarte a los calabozos. Nada, retrocedimos convenientemente por nuestros pasos y cogimos el marcado sendero de nuevo, convirtiéndose algo más tarde, en camino, aunque pronto lo abandonamos para seguir una senda marcada, prácticamente paralela a la de ida de esta mañana, terminando en el Puerto del Viento, donde estacionamos nuestro coche.






Cambio de calzado y ropa y para Montellano, a nuestro bar favorito.


DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track del itinerario realizado, pincha sobre el siguiente enlace:

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/circular-por-la-sierra-de-merinos-del-pico-del-viento-al-cerro-del-espino-26803549



NOTA:

Con este blog solo quiero dejar constancia de algunas de las salidas que hago, normalmente acompañado de mis amigos, por las Sierras por las que me muevo. Sólo pretendo aportar mi experiencia personal, en el momento puntual de realizar mis itinerarios, que como comprenderéis pueden ser cambiantes en cuanto a climatología y estaciones del año y no es mi intención que las explicaciones, comentarios y fotos que acompañan a cada una de las entradas de este blog sirvan de guía para otros montañeros, ya que no tiene por qué ser ni la mejor opción de ruta, ni las mismas condiciones del tiempo, ni tampoco los tiempos empleados.
Deseo que os guste, sea de vuestro agrado y os sirva la información.

Gracias por vuestra visita.

No hay comentarios :

Publicar un comentario