jueves, 22 de octubre de 2020

CIRCULAR DE SUBIDA AL PICO SUSARÓN DESDE LA PUEBLA DE LILLO

 

Ruta realizada el día 4 de Agosto del 2016.

Cuarto recorrido, aunque en esta ocasión, en tierras leonesas, más concretamente en el valle del Alto Porma, al Norte del embalse del Porma. En la Reserva Regional Mampodre. De nuevo Mª José y yo, Antonio, con el objetivo de realizar una circular de subida al pico Susarón desde el pueblo de Puebla de Lillo.

Realmente, traía estudiado la subida al Cantu del Oso, que debería haber sido nuestro cuarto recorrido, pero hablando con mi amigo asturiano Monchu (del blog: Monchu x montaña) y Esther, el día anterior, me advirtieron que la cordal de la sierra de Pries, donde en su extremo está el citado pico, no era cómoda, ni fácil y si encima según las predicciones, no iba a hacer un buen día, decidimos hacer un cambio de última hora.

Ya nos llamó y nos llamaba la atención poderosamente, esta inmensa elevación caliza que veíamos desde el pueblo de Cofiñal, donde estábamos hospedados, así que sin pensarlo mucho, busqué unos track orientativos de subida a la elevación y sin mapa impreso, donde veo los diferentes track que llevo, para tener varias alternativas, decidimos realizarlo.

Por lo que pude leer la noche anterior, la cordal Este del Susarón, que prácticamente tocaba a la carretera que comunicaba Puebla de Lillo con Valdecastillo, terminaba sobre ella, era espectacular y factible, aunque siempre había que mantener cuidado, sobre todo en algunos pasos. Eso me hizo buscar otras diferentes opciones a realizar.

Cargados de muchos track de la zona, pero sin el apoyo del mapa impreso, sólo de la pequeña pantalla del Gps, nos propusimos realizar el pico.

Llegamos temprano a la Puebla de Lillo, localidad que es atravesada longitudinalmente junto a la carretera de acceso, por el río de Silván.


Nosotros partimos desde la Plaza Mayor y por la calle el Valle, con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, cruzándolo transversalmente para ir al encuentro del río del Celorno, afluente del anterior.

A la altura de las últimas casas del lado Oeste del Pueblo, por el carril que nos llevaría hacia la Cervatina, vimos un bonito puente sobre el Celorno, aunque no lo atravesamos, pero si lo hicimos por unos poyos, algo más adelante.

Realmente, este sería el punto de arranque de la ruta de la Cervatina, un carril de tierra que se dirige hacia el Susarón dejando al río del Celorno a su derecha y si no lo cruzáramos, entraríamos en una senda accesible sobre el valle del Celorno, pero éste, no era nuestro objetivo de la jornada.

Cruzado el río, caminábamos por un ancho carril de tierra, con el río a nuestra derecha y más allá, campos de labor. De vez en cuando algún hito, de poste de madera con franjas amarillas y blanca, nos recordaba que caminábamos por la ruta de la Cervatina, el PR LE-28.


El carril seguía el mismo curso que el río del Celorno, que lo limitaba al Norte y las laderas del Majada Alta, situadas al Sur, laderas colmatadas de vegetación de bajo porte y de riscos calizos en su coronación.

Pasamos un mataburros o paso canadiense, que hacía de barrera para los animales, hasta que abandonamos al río, para seguir junto al arroyo Patina, bordeando por el Oeste, el pico Majada Alta.

Comenzamos a tener las primeras vistas de nuestro objetivo, aunque el carril continuaba siguiendo un enorme rodeo y siempre pegado al arroyo.

Las laderas se iban llenando de pinos, nos encontramos con carteles de madera que seguían indicando la ruta de la Cervatina, pasamos junto a la fuente del Obispo, que mediante un cartel, advertía que sus aguas no estaban tratadas.





Pasado una especie de cadena, mejor dicho un cable de acero que nos encontramos abierto, pero que podía cerrar el paso a vehículos, había de estar atentos a tomar un desdibujado sendero que nos introducía de lleno en el precioso y tupido bosque. Aquí sí que nos impregnamos al cien por cien, de lo que significaba la Cervatina.


Podríamos haber seguido por el carril y tomar a la izquierda en la siguiente bifurcación, para envolver, lo que nosotros pateamos por dentro, pero, aunque duro, por las pendientes y el firme resbaladizo de las hojas secas y la ausencia de sendas claras, sí que mereció la pena escudriñarlo desde dentro.

Subimos por la vaguada de las Mayorgas, inmersos en un tupido hayedo y sobre una alfombra vegetal de hojas secas, hasta que salimos y conectamos de nuevo sobre carril.





Ahora, tomamos dirección Este, sin confusión, otra vez por claro carril, al principio por el bosque hasta que más adelante comenzaron a formarse bastantes claros y cerca de el Pradico, junto a una fuente abrevadero, tuvimos frente a nosotros esa larguísima y acusada pendiente que formaba la ladera Oeste del Susarón.





Sólo quedaba subirla, en su inicio algo más tendida hasta que se tornó en fortísima pendiente. Nos hizo sudar y eso que el día estaba fresco y nublado, incluso algún riesgo de lluvia, que por fortuna, no llegó.

Nos lo tomamos con calma, prácticamente campo a través, usando tramos de senderos que luego se perdían o no encontrábamos, para continuar, pero gozando de las espléndidas vistas que íbamos obteniendo a medida que subíamos de cota.








Comenzamos a tener las primeras vistas sobre el embalse del Porma y poco a poco, fuimos progresando. En la parte superior afloraban algo más las calizas, hasta que entre algunas rocas vimos el poste geodésico, hacia donde nos dirigimos.











Desde su cima, las vistas eran extraordinarias en los 360º de su alrededor. Vistas preciosas del embalse, del pueblo de Puebla de Lillo y de todas las elevaciones que nos rodeaban. Tengo que venir un millón de veces al Norte, para poder decir que tengo en mi historial la mayoría de sus picos. Creo que hay que tener varias vidas para poder encumbrar la infinidad de piquitos que desde allí observamos.

Una de las cosas que mejor se veían desde allí, era la impresionante cordal que se extendía hacia el Este, con su cara Sur, prácticamente cortada a pico. Exploré algo la zona y con mis compañeros de ruta, me hubiera lanzado por ella y hubiéramos obtenido una excelente circular, pero con Mª José, poco amante de piedras y pendientes fuertes, preferí, a mi pesar, realizar una circular más tenue, pero circular al menos.
















Comenzamos la bajada por la misma cara Oeste, pero más al Norte de por donde subimos y cuál fue mi sorpresa, que todo el descenso estaba perfectamente hitado e incluso en tramos, con un marcado sendero.

La senda nos llevaba por la mismísima línea divisoria de la cara Oeste y la Norte. En todo momento las vistas eran amplias y bellas.

Descendimos hasta el Pradico, ligeramente más al Norte de la fuente abrevadero, donde comenzamos el ascenso al pico y continuamos la bajada por una barranquera, aunque siempre por claro sendero, formada por las laderas del Susarón y el encuentro con las del más modesto pico de El Piñuelo.













Este tramo tomó una clara dirección Norte, buscando el encuentro con el carril por el que por la mañana vinimos, es más, desde la parte superior se divisaba al fondo el comentado camino, así como la Puebla de Lillo desde una bonita perspectiva.



Se trató de una bajada entretenida y muy bonita. Alcanzamos una zona relativamente horizontal, la Tejera y ya sólo nos quedó contactar con el camino de ida, aproximadamente donde abandonamos el río del Celorno a la ida.












El resto del itinerario fue por el mismo de ida, al comienzo del día.

DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track de la ruta, pincha sobre el siguiente enlace:

 https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/circular-de-subida-al-susaron-por-la-cervatina-puebla-de-lillo-59053898


NOTA:

 

Con este blog solo quiero dejar constancia de algunas de las salidas que hago, normalmente acompañado de mis amigos, por las Sierras por las que me muevo. Sólo pretendo aportar mi experiencia personal, en el momento puntual de realizar mis itinerarios, que como comprenderéis pueden ser cambiantes en cuanto a climatología y estaciones del año y no es mi intención que las explicaciones, comentarios y fotos que acompañan a cada una de las entradas de este blog sirvan de guía para otros montañeros, ya que no tiene por qué ser ni la mejor opción de ruta, ni las mismas condiciones del tiempo, ni tampoco los tiempos empleados.

Deseo que os guste, sea de vuestro agrado y os sirva la información.

 

Gracias por vuestra visita.

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario