martes, 20 de abril de 2021

CIRCULAR POR LA SIERRA DE CANUCHA. SUBIDA AL ALTO DE LA CANUCHA

 

Ruta realizada el día 6 de Diciembre del 2016.

Fuimos Mª José y yo, Antonio, a realizar un recorrido por la Sierra de la Canucha, completamente desconocida para nosotros y situada relativamente cerca, de la tantas veces recorrida y conocida, ruta de ascensión al pico de la Concha.

Esta última, transitada por un alto número de personas aficionadas a la montaña, en el que hay que incluir un buen porcentaje de extranjeros, supongo alojados en tierras malagueñas, y curiosamente, la que voy a describir a continuación, no parece ser tan popular, o al menos no nos cruzamos con nadie ese día, siendo igual o más espectacular que el recorrido hacia la Concha.

Cierto es, que no posee ese balcón envidiable que posee la Concha, pero a su favor, posee unas impresionantes cañadas de pinsapos y un magnífico entorno montañero, digno de mención. De todas formas, sobre gustos, no hay nada escrito y ambos recorridos son impresionantemente bellos.

Pasamos la población de Monda, dejándola a nuestra derecha, algo más abajo de la cota de la carretera, procedentes de Ardales. A uno, o uno y medio kilómetro y tras rebasar un tramo excavado para la construcción de la vía, hay que estar atentos para tomar el primer desvío, no muy evidente, a la derecha.

Esta porción de maltrecha carretera, nos obligó a cruzar por un puente de piedra, el arroyo Seco o Cañada Canucha, no sé cuál de ellos, o qué nombre recibe, el que pasa exactamente por debajo.

Tras cruzar el río, giramos bruscamente a nuestra derecha, según el sentido de marcha y continuamos por la estrecha carretera hasta justamente cruzar , ahora sí con seguridad, el arroyo Cañada Canucha, encontrándonos en el acto, con una bifurcación, que te impedía continuar recto con la dirección que llevábamos. Tirando hacia la izquierda, por un tramo de hormigón, que no me dio fiabilidad para los bajos de mi coche. continué un poco por ella, pero rápidamente aparqué en un ensanchamiento. Algunos más atrevidos, dejan los vehículos algo más arriba, aunque creo que no merece la pena.

Desde luego, cogimos la sierra escupiendo agua por todas partes, de hecho, días anteriores se produjeron arriadas e inundaciones en poblaciones cercanas, de la gran cantidad de agua que cayó por la zona. En esta ocasión, el arroyo Seco, no hacía honor  a su nombre.

Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies y ropa y calzado de repuesto, en el coche, por lo que preveíamos mojarnos, dimos comienzo a esta desconocida ruta caminando por un tedioso camino, que siempre ascendente, nos fue llevando paralelos al arroyo Cañada Canucha, por su vertiente Norte.

Nos topamos con una fuente abrevadero, Fuente de la Palma, que el chorro de agua salía despedido como el agua de la manguera de los bomberos, como para tomar un buchito de agua...

Previamente pasamos una cancela que cortaba el paso a los vehículos, mediante candado y cadena, pero que permitía el paso al caminante mediante una puertecita con un nudo de cuerda.




En la fuente, el camino describía una cerrada curva, salvando el arroyo y pasando a la otra vertiente. Aunque siendo carril, a mí, me dio la impresión de tratarse de un tramo más atractivo, igual, porque las vistas que llevábamos a la espalda, ahora las teníamos de frente, observando toda la vasta extensión donde se ubicaban muchas poblaciones malagueñas.

Alcanzamos el collado, teniendo nuevas vistas desde la divisoria de cumbres. El carril volvía a describir una cerrada curva. Durante este nuevo tramo, encontramos dos desvíos, el primero, a la izquierda, hacia Cueva Santa, el segundo, algo más adelante, a la derecha, donde abandonamos definitivamente el carril y proseguimos ya por senda clara y marcada, nuestro itinerario.

El primer desvío hacia Cueva Santa, estaba marcado por un poste indicativo de madera, en unos 50 o 60 m. nos encontramos con la boca de esa cueva, plagada de figuras religiosas, con una especie de pequeño aprisco en su interior, como de servir de resguardo a animales domésticos.







Desde aquí podíamos seguir subiendo y crestear algo, hasta llegar a la Cruz, para posteriormente terminar sobre el carril que llevábamos, algo más arriba, pero desistimos esta opción, ya que no se veía senda clara y por lo menos, en su inicio, abundaba el matorral. Regresamos por nuestros pasos, hasta alcanzar de nuevo el carril.

Seguimos ascendiendo hasta que vimos un hito de piedras que advertía del desvío hacia una senda que nos obligaba abandonar el cómodo, pero tedioso carril.

Esta senda, muy fácil de seguir por lo marcada que estaba, nos llevaba paralelos, pero algo al Norte, de la crestería que unía el Tajo Derrumbado con la Cañada del Acebuchal. La cordal situada más al Sureste de esta sierra.

Un sendero que siempre en ascenso, se abría paso entre matorral de bajo porte, formado principalmente por romero, brezo, esparto y otras plantas.








Vistas amplias y preciosas de todo el entorno. Alcanzado el Puerto de Tejuela, punto donde dábamos comienzo a la circular de la Sierra de la Canucha, nos encontramos con un cruce de sendas, uno que procedía y llegaba en sentido ascendente hasta ese punto, desde la casa Pula y otro, también ascendente, por el que continuamos, que se dirigía hacia la cordal de la Sierra de Canucha.

Comenzamos a caminar, realizando la circular propiamente dicha, cuando una neblina alternante nos iba envolviendo. Más que taparnos vistas, que también lo hizo, daba un toque montañero y atractivo a la ruta, ya que se trataba de una niebla no muy espesa y permitía la vista hacia muchos ángulos.

Con esas características hicimos gran parte de la cordal, aunque siempre, por un marcadísimo sendero, que no daba lugar a dudas.

Siempre matorral bajo a nuestro alrededor, salvo esporádicos arbustos y árboles, que nos permitían tener unas amplias y espléndidas vistas hacia ambos lados de la vertiente, principalmente al principio de la misma, más adelante, sólo hacia el Norte, ya que la senda dejó la línea divisoria de vertientes y nos llevó por la ladera Norte de Sierra Canucha.

Así, caminando y embelesados con tanta belleza, fuimos dando con diferentes miradores naturales, pequeños salientes de las diferentes estribaciones que íbamos pasando.

Próximos al Alto de la Canucha, que decidí subirlo, descubrimos una silueta triangular, diría yo, inexpugnable, una torre piramidal que se alzaba majestuosa y formaba parte de esa tremenda cordal que terminaba en el Picacho de los Castillejos, que a esa altura de sendero, aún era un objetivo a conquistar.









Tras desviarme de la clara senda, para alzarme y pisar respetuosamente el Alto de la Canucha, es cuando tuve una clara visión de esa elevación, la inmediata que seguía a la conquistada en el sentido de nuestra marcha.




Al menos, desde mi punto de vista, era francamente difícil, por no decir imposible, coronarla, no sé, si por el lado contrario, lo permitiría. Eso me hizo pensar en ese mismo instante, igual era una locura, ya que desconozco esa sierra, el realizar una ruta que una vez conquistado el Picacho de los Castillejos, continuar si fuese posible, por la mismísima cordal, hasta coronar esa elevación, pero sólo es un proyecto, o mejor, la intención de hacerlo.

Tras estar un rato en la cumbre del Alto de la Canucha, contemplando las preciosas vistas que desde allí disponía, observando a la vez, como la neblina iba disipándose y sólo quedándose enganchada en las partes altas de esta cordal, bajé de nuevo para reencontrarme con Mª José y proseguir por la clara senda.

El sendero nos llevó por la ladera Norte de la elevación piramidal, para meternos en la preciosa cañada de los Cuchillos, donde nos encontramos con los primeros ejemplares de pinsapos, desparramados por la vertiginosa cañada. Si hasta ahora, se trataba de un bonito sendero, a partir de este punto sumó muchos enteros, convirtiéndose en espectacular y montañero.

Esta cañada estaba separada de la siguiente, la del Tabacal, por otra estribación a la que tuvimos que ascender y que resultó otro espectacular mirador natural. Marcado en el track como "Extr. Elevación".

La cañada del Tabacal, que también tomamos en ascenso hasta alcanzar el collado que nos dejaría sobre la base del Picacho de los Castillejos, era impresionante, casi lo  más bello y sorprendente de esta ruta.

Caminamos entre pinsapos de diferentes portes, la mayoría ejemplares jóvenes y cónicos, entre sus hojas las gotas de agua quedaban fijadas captadas al pasar la niebla entre ellas.

Un bonito pinsapar sobre las laderas en pendiente de la cañada.


















Tras este último tramo en ascenso, alcanzamos el collado situado al pie o base del Picacho de los Castillejos, pero al mirar el reloj, comprobé que íbamos muy justo de tiempo. La subida al pico estimaba que podría suponer al menos una hora entre subida y bajada, aunque se trataba de unos 50 metros de desnivel tan solo, se trataba de un terreno calizo formado por bloques caóticos, que suponían un mayor entretenimiento que una simple ladera inclinada, con lo que decidí dejarlo, para una mejor ocasión, que bien podría ser la que pensé en la cumbre del Alto de la Canucha anteriormente.




Además, no sabía que nos depararía la otra mitad de la circular que nos quedaba por recorrer y prefería llevar un cierto, aunque escaso margen de tiempo, por si acaso.

Bajamos envolviendo por el Sur la elevación, a la vez, que observando otras vías factibles para encumbrarla (para futuros proyectos) siempre por marcado sendero hasta que llegamos al Puerto del Pozuelo, donde encontramos un cruce de sendas. Una procedente de la zona de El Gurapalo y la otra que se dirigía paralelamente a la cordal que recorrimos, pero a mucha menor cota y en sentido inverso, por la que tiramos, en dirección Noreste.

Se trató de una bajada constante, por claro sendero, hasta alcanzar la Casa de Pula.

Desde el Puerto del Pozuelo, descendimos embutidos por un denso bosque, hasta que alcanzamos la Fuente del Pozuelo, desde allí, contemplábamos unas impresionantes vistas de la cordal caliza que nacía desde el Picacho de los Castillejos y que recorrimos a media altura, por su falda contraria.







A partir de ese momento, el descenso lo realizamos entre matorral, plantas de bajo porte y árboles esporádicos , principalmente pinos. Llegamos al cruce con la senda procedente del refugio del Juanar, la senda del Pozuelo o de José Lima, nosotros continuamos hacia la Casa de Pula y algo más adelante, se pronunció la pendiente del descenso, desdibujándose algo la senda por la que marchábamos, aunque siempre clara para seguirla.

Siempre junto a los paredones y canchales desparramados, que caían desde lo alto de esa montañera cordal y siguiendo las diferentes vaguadas que nos íbamos encontrando, cruzando varios cauces, la mayoría secos, alcanzamos las ruinas de la Casa de Pula.













El tramo que unía ésta, con el Puerto de la Tejuela, donde cerraríamos la circular, se trató del menos marcado y de mayor dificultad. Ya que se trató de un ascenso por terreno calizo, con fuerte desnivel y con altas pendientes laterales, teniendo que emplear en algunos puntos incluso las manos.








Cierto es, que para personas acostumbradas a caminar por el monte, por terrenos similares, no creo que suponga demasiada dificultad, pero poco apto, o nada aconsejable, para el resto.

Antes de conectar con el Puerto al que nos dirigíamos, hicimos una parada de avituallamiento sobre un pequeño saliente del sendero, allí repusimos energía y sales minerales perdidas, mientras gozábamos de unas espléndidas vistas sobre la costa, sierras y el privilegiado entorno que nos rodeaba, incluyendo también, las vistas sobre la cercana cantera, que divisábamos a vista de pájaro.







Tras el breve descanso, retomamos la ruta y en poco tiempo dimos con el Puerto de la Tejuela, a partir de ese punto el resto del itinerario transcurrió por el mismo de ida, en esta ocasión, sin desviarnos hacia Cueva Santa. Un largo recorrido y tedioso camino de vuelta.






DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track de la ruta, pincha sobre el siguiente enlace:

Ruta de acceso en coche:

https://es.wikiloc.com/rutas-coche/acceso-a-la-ruta-de-circular-por-la-sierra-de-canucha-70976902

Itinerario de la ruta:

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/circular-por-la-sierra-de-canucha-subida-al-alto-de-la-canucha-70976987


NOTA:

 

Con este blog solo quiero dejar constancia de algunas de las salidas que hago, normalmente acompañado de mis amigos, por las Sierras por las que me muevo. Sólo pretendo aportar mi experiencia personal, en el momento puntual de realizar mis itinerarios, que como comprenderéis pueden ser cambiantes en cuanto a climatología y estaciones del año y no es mi intención que las explicaciones, comentarios y fotos que acompañan a cada una de las entradas de este blog sirvan de guía para otros montañeros, ya que no tiene por qué ser ni la mejor opción de ruta, ni las mismas condiciones del tiempo, ni tampoco los tiempos empleados.

Deseo que os guste, sea de vuestro agrado y os sirva la información.

 

Gracias por vuestra visita.















No hay comentarios :

Publicar un comentario