lunes, 10 de septiembre de 2018

Circular de subida al Chamizo. Ida, por la cueva y regreso por su cordal. Sierra del Jobo


Ruta realizada el día 31 de Octubre del 2015.

Fuimos Juan José y yo, Antonio, a intentar realizar una ruta que ya teníamos en mente desde hace algún tiempo. El realizar la subida al Chamizo, pero realizando un recorrido, creemos que inédito.

Iríamos desde la pista procedente del Llano del Hondonero a la Cueva del Chamizo, de ahí, a su cumbre y descender toda su cordal, para aparecer de nuevo sobre la pista.

Llegamos al lugar de inicio por la autovía de Málaga y procedentes de Fuente de Piedra, nos desviamos hacia Villanueva del Rosario. Justo antes de entrar a las primeras viviendas de la localidad, la carretera cruza mediante un puente el arroyo de la Canaleja, nosotros nos desviamos hacia la derecha, justo antes de atravesarlo.

Este camino, al principio asfaltado, transcurre paralelamente a las casas periféricas del pueblo y más adelante se transforma en carril de tierra "Vereda del Camino de Riogordo". Lo seguimos unos kilómetros, pasamos el Llano del Hondonero, entre el Peñón de los Becerros y el Tajo de la Madera, continuamos por ese carril, hasta alcanzar su parte final, una especie de amplio mirador con unos carteles informativos el "mirador del Alto Hondonero".

Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, iniciamos este proyecto con bastantes expectativas y entusiasmo.

Directamente enfilamos hacia el Sur, con idea de subir directamente por la vertiente Norte de la Sierra del Jobo, donde se ubica su punto más elevado, el pico Chamizo, con sus 1.641m de altitud.

Prácticamente, campo a través iniciamos el ascenso, buscando los mejores, y casi aseguraría, únicos posibles pasos, para ir subiendo paulatinamente de cota. Es una zona con mucha verticalidad y pocas opciones de paso.




A nuestras espalda quedaba el impresionante derrumbe, una zona caóticas de piedras de diferentes tamaños y enfrente y arriba, íbamos vislumbrando la enorme Cueva.

Ascendíamos con velocidad y ganábamos altitud con prontitud, en muy poco desarrollo horizontal. Poco a poco, con esfuerzo, la cavidad se iba agrandando por momentos, hasta que por fin dimos con ella.

Es la segunda vez que estoy aquí, y no deja de sorprenderme este enorme cobijo. Un enorme bocado a la pared rocosa que los escaladores usan para practicar su deporte, multitud de reuniones, chapas y cintas express, "adornan" techos y paredes de la misma.











Tras una inspección a fondo de todos sus rincones, reemprendimos la marcha. Aún había que seguir subiendo para alcanzar la cordal, en muchas ocasiones ayudándonos de las manos.

Entiendo que se trata de un terreno no apto para cualquier persona, la verticalidad y la roca caliza son las dueñas e imponen sus reglas. En algunos pasos es conveniente no tener ningún fallo.

Fuimos progresando a través del terreno calizo y logramos alcanzar la cordal, se abrieron nuevas vistas, sierra de Camarolos, Prieta y muchas más, verdaderamente era un espectáculo impresionante.

Alcanzada la cordal, ya no la abandonamos en ningún momento, hasta que en su descenso, la dejamos para cerrar la circular.






Había que seguir subiendo, porque aunque nos encontrábamos en la línea divisoria, el Chamizo, el punto más alto, aún estaba pendiente de ser coronado.

He realizado varias veces este trazado, me refiero al de ir por la mismísima cordal de la Sierra del Jobo, es espectacular, montañera, no me canso de recorrerla. Las vistas a uno y otro lado de las diferentes vertientes son sin desperdicios. Encima, el día despejado que tuvimos, con algunas nubes bajas que le daban su encanto al lugar, nos ofreció un entorno maravilloso.

Por supuesto caminar por la crestería es ir por un amasijo calizo, donde puedes elegir el grado de dificultad que te interese, aunque se debe estar acostumbrado a caminar por este tipo de terrenos, para ir con garantías.




Recuerdo las vistas sobre los Tajos de Sábar (Habrá que repetirlos) de verdadera impresión.


Caminábamos entretenidos con todo lo que había que ver a nuestro alrededor, además de la preciosa cordal que recorríamos, Una cordal pétrea, ligeramente vertiginosa, que poco a poco fuimos superando hasta ir viendo a lo lejos, el poste geodésico y un pequeño mástil con trapos en su parte superior.

Por fin alcanzamos su cumbre, aunque no teníamos ningún interés en hacerlo pronto, ya que el recorrido era espectacular y bien merecía impregnarse completamente de él, pero a la vez, teníamos la incertidumbre de saber si íbamos a tener continuidad en nuestra trayectoria por la crestería.

En las anteriores ocasiones que hemos estado por aquí, sólo hemos avanzado unos metros más, pasado su poste geodésico y esta vez, pretendíamos recorrerla entera, con lo que tampoco podíamos entretenernos en exceso, por si acaso.










Nos tocó realizar el tramo exploratorio de la ruta, comenzamos a descender por la cordal, esa larga cordal con dirección Oeste básicamente. Insisto, lo que ya he comentado anteriormente, para personas acostumbradas a patear por caliza, con desniveles y buscando los mejores pasos por lugares ligeramente comprometidos y no teniendo excesivo vértigo, este tramo no tendría ninguna dificultad, pero sería muy conveniente que se abstuviesen las personas que no cumplan esos requisitos.

Un descenso precioso, intentando siempre que era factible, seguir fielmente la línea divisoria. Había lugares que realmente era imposible llevarlo a cabo, y por supuesto, nos acompañaban unas vistas increíbles constantemente.

A paso lento, pero constante, conseguimos realizarla completa, el proyecto había sido realizado con éxito, pero ahora había que cerrar la circular.






















Nos topamos con un vallado en la base de la cordal, en principio no nos molestaba, igual si la hubiésemos mantenido longitudinalmente un tramo más, ¿quién sabe?, si hubiera que haberla saltado o no, pero nosotros una vez descendida la cordal, teníamos que tomar dirección Norte, para ir cerrando el circuito, así que decidimos superar este escollo, lo más rápidamente posible.

Superado el vallado, intentamos no perder apenas cota, intentando seguir, dentro de lo que cabe, las curvas de nivel indicadas en nuestros GPS. Por un terreno mixto, casi llano, entre rocas diseminadas, hierba verde, de color intenso, que daba el maravilloso toque de color de la jornada y alguno que otro árbol, unos en pié y otros, cuyo tiempo acabó.

Pasamos suaves estribaciones, que supusieron pequeños ascensos y descensos, pero mucho más llevaderos que el lote que nos pegamos anteriormente. Siempre encontrábamos algún roquedo al que encaramarnos, para pasar de una vertiente a otra.

Hasta que llegamos al valle más amplio y señalado, por donde pasaba un marcado sendero, la gran senda de Málaga, el GR 249, que unía Villanueva del Rosario con Alfarnate, indicado mediante postes de madera con los colores rojo y blanco.





Si en este punto hubiéramos tomado dirección Villanueva del Rosario, habríamos llegado al coche directamente y la ruta hubiera finalizado antes de lo previsto, pero como somos una hartá de fatigas, quisimos prolongarla algo más.

Así que tras caminar un corto trayecto por el mismo, en la dirección indicada, nos dirigimos hacia las partes más elevadas de la vertiente opuesta a la que traíamos, para subir a la parte alta de Sierra Gorda, como indica el IGN (no confundir con la de Loja).

Al desviarnos de la GR, supuso que tuvimos que saltar de nuevo el vallado para ascender a la parte más elevada, continuando por terreno mixto, pero las pocas evidentes cumbres a las que llegamos, normalmente se trataban de cúmulos de rocas calizas, que para más inri, solían quedar muy próximas, pero al otro lado del vallado, nos obligaron a que el salto de vallas, lo entrenamos bastante bien en esta zona.

Hicimos un recorrido semicircular por la parte alta de esta sierra, intentando pisar cada una de las ligeras elevaciones existentes, sin embargo, escribiendo este relato, me doy cuenta, que la principal, o al menos, la más evidente o llamativa, la situada más al Este, la que limita junto a la otra elevación de la vertiente contraria el paso de la GR, no la pisamos !Menudo despiste!













Estuvimos próximos, pero no encima, !qué le vamos a hacer! Desde aquí bajamos directamente hacia la GR, perpendicular a ella, supongo que saltaríamos de nuevo el vallado y una vez en la senda, como nos cuesta mucho dar por terminada una ruta, pensamos que "poyaquestamosaquí" subiremos a la elevación del lado opuesto al que venimos.

Dicho y hecho, "parriba" otra vez, esta vez, queriendo encumbrar la elevación que limita la GR situada más al Sur.

Aquí vimos un grupo de montesas, con algunos machos con grandes cornamentas. Al principio subimos de forma intuitiva, para más arriba, seguir un difuso sendero que nos iba subiendo de cota y aparentaba ser fiable para conseguir nuestro objetivo de lograr llegar a la cumbre.







Pero no fue así, la senda nos llevó a una terraza, eso sí, con unas vistas impresionantes, que no tenía continuidad y la cumbre se nos quedaba a nuestra izquierda, arriba de un enorme paredón vertical inaccesible.

Estuvimos a punto de tirar la toalla, ya que con las tonterías, la luz se iba apagando y aún nos quedaba un ratito para llegar al coche. Regresamos por donde mismo subimos casi con la idea de bajar del todo, cuando nos percatamos de un senderillo que cruzaba en diagonal el cerro y daba ciertas esperanzas. Nos lo pensamos y decidimos probar suerte.

La senda envolvía el cerro por el Norte, para atacarlo por el Oeste, subiendo un mar de rocas calizas. El sol casi en el horizonte, tendiendo a esconderse, nos ofrecía una luz fantástica.

Una vez en lo alto de este peñón rocoso y al resguardo del viento reinante, estuvimos contemplando a vista de pájaro, principalmente, el derrumbe de la vertiente Norte de la Sierra del Jobo. Un mirador excepcional.















Pero había que proseguir, bajamos por el mismo lugar hasta alcanzar de nuevo la GR, pasamos una portilla y por sendero marcado y sin pérdida, nos llevó a nuestro coche, ya sin luz diurna.














DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track de la ruta, pincha en el siguiente enlace:

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/circular-de-subida-al-chamizo-ida-por-la-cueva-y-regreso-por-su-cordal-sierra-del-jobo-28519620

No hay comentarios :

Publicar un comentario