martes, 23 de octubre de 2018

Circular por la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Partiendo desde Jabugo y pasando por los Romeros y Aguafría


Ruta realizada el día 21 de Noviembre del 2015.

Fuimos Conchi, Espino, Mª José,  Montse, Pilar, Eugenio, Juan José, Paco, Pepe, y yo, Antonio, a realizar una cómoda y bonita circular a partir de la población de Jabugo.

Procedentes de Sevilla y dirección Aracena, una vez circunvalada, tomamos hacia  Galaroza por la N-433, pasado el pueblo, cogimos el desvío hacia Jabugo, aparcando pasado el polideportivo de entrada a la localidad, junto a la carretera comarcal HV-1172.

Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, iniciamos nuestra ruta con un día nublado y bastante gris.

Caminamos un tramo por esta última carretera dirección Oeste, pasamos por el Puerto de Buenos Aires y por la fuente Chica, ya por carril de tierra y en ligero descenso.






Era época de setas y vimos muchas muestras de diversas especies.

Íbamos por el camino de Jabugo a Cortegana, pasamos junto a algunos caseríos y terminamos andando por los caminos típicos de esta sierra, es decir, espesura vegetal y muros de piedras limitándonos, en esta ocasión, cargados de musgos y otras plantas, como el ombligo de Venus.

Setas de todos los tipos y formas, muros tapizados abundantemente y algún que otro elemento artificial.








Antes de cambiar de dirección, el camino nos llevó un corto tramo paralelo al Barranco del Quejigo, para terminar cruzándolo. Aproximadamente, por la parte más oriental de la sierra del Monte.

Prácticamente, cambiamos a dirección Sur, realizando parte del tramo de la Vereda de Cortegana al Castaño, comprendida entre la anterior sierra y sierra Silladilla.

Un trayecto precioso que acompañamos paralelamente el arroyo tributario al Barranco de los Romeros. Por un suelo cubierto de hojas secas, de los diversos y diferentes tipos de árboles que en este recorrido nos fueron acompañando.












Tras pasar junto al cortijo del Monte de las Gallinas, pasamos al lado de un establo del que salieron tres burritos con ganas de amigos. Nos comieron en las manos, desde bellotas a pan y otras delicias.






Anduvimos un rato más por el camino hasta que nos dejó sobre la carretera  de acceso a los Romeros, la HU-8109. Entramos por ella al pueblo, recibiéndonos en primer lugar y tras el vallado un curioso cerdito, parando junto a la fuente-depósito y unos lavaderos con cubiertas de tejas. Allí picamos algo.







Cruzamos la población por la carretera principal que lo cruza longitudinalmente, terminando en otra escondida fuente. De allí, continuamos con nuestro trazado, por sendas claras y caminos rodeados de grandes alcornoques y castaños, que tenían forrado el suelo de una alfombra de hojas.




Nos dirigíamos hacia la cercana Aguafría, pasando próximos al Puerto del Zorro y del Cerro del Cotorro, para enseguida, estar entrando por las primeras calles y viviendas de la localidad y terminando en el Bar Restaurante La Abuela, donde encontramos algunos ejemplares de los representados en el cartel que lo anunciaba (el cerdo ibérico).












Tomamos a continuación por un camino, dirección Sur, siguiendo el curso del Barranco de los Clementes hasta conectar con el camino de Santa Ana a Jabugo, zona de amplio castañar, con el espectacular colorido que en estas fecha mostraba.



En este punto cambiamos de dirección para ir cerrando la circular, cambiamos a dirección Norte, atravesando transversalmente la sierra de los Palos, tramo donde se agudizó bastante la pendiente y nos hizo sudar un rato.

Era espectacular la densidad vegetal por este punto, una amplia variedad de plantas árboles y arbustos. Recuerdo comer continuamente madroños.



Subida la máxima pendiente de toda la ruta enfilamos directamente hasta nuestra última población, que no era otra que Jabugo, con lo que cerraríamos nuestro trazado circular.




Pasamos junto a Los Parrales y Huertas Nuevas, cruzamos la carretera comarcal HU-8114, para tomar de nuevo otro tramo diferente de la Vereda de Cortegana al Castaño, situada más al Este de cuando lo hicimos a la ida.

Dejamos el camino de la Vereda, para continuar junto al cauce del río Múrtiga, que tuvimos que vadear, al menos, en dos ocasiones.






Tras un precioso recorrido junto a sus aguas, nos desviamos de su curso, para tomar otro camino que nos llevó junto a la fuente del Moral y algo más adelante, cruzar la carretera nacional, entrando en Jabugo, casi a la altura de donde teníamos aparcados los coches.




Aquí finalizamos esta coqueta ruta.

DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:





 Si quieres el track de la ruta, pincha sobre el siguiente enlace: